veterinario online por internet

HIPERGLICEMIA NEONATAL

Se considera en el recién nacido a término cuando el nivel en sangre total es mayor a 125 mg/dl (nivel en plasma mayor a 145 mg/dl) y en el prematuro más de 140 mg/dl. Se presenta especialmente en los prematuros extremos aún con flujos bajos de glucosa y se ha explicado por su inmadurez en el control de las vías metabólicas que regulan la glucosa, pero también se encuentra en neonatos enfermos. Una causa rara es la diabetes mellitus neonatal la cual tiene una frecuencia baja de 1 en 400.000 a 500.000 nacidos vivos, y puede ser transitoria o permanente.
SÍNTOMAS Los principales problemas clínicos asociados con la hiperglicemia son la hiperosmolaridad y la diuresis osmótica que lleva a la deshidratación. En los prematuros favorece la presentación de la hemorragia intraventricular.
ETIOLOGÍA 1. Glucosa parenteral exógena. 2. Medicamentos: esteroides, cafeína, teofilina, fenitoína y diazóxido. 3. Peso extremadamente bajo (< 1000 gr). 4. Sepsis. 5. Estrés en pacientes críticos. 6. Hipoxia. 7. Procedimientos quirúrgicos. 8. Diabetes Mellitus neonatal: transitoria (más frecuente) o permanente. 9. Diabetes por lesiones pancreáticas. 10. Hiperglicemia transitoria asociada con ingestión de fórmula hiperosmolar.
TRATAMIENTO El objetivo primario es la prevención y la detección temprana de la hiperglicema mediante el monitoreo frecuente de los niveles de glucosa séricos y evaluar orina para buscar glucosuria. 1. Al documentar hiperglicemia disminuir el flujo de glucosa hasta 3 mg/Kg./min., reduciendo la concentración, el volumen de infusión de los líquidos o ambos. 2. Disminuir la infusión de glucosa en 2 mg/Kg./min. cada 2-4 horas sin llegar a flujos de glucosa menores a 3 mg/Kg./min. 3. No emplear líquidos hipotónicos (soluciones con DAD < 5 %). Se puede compensar el bajo aporte de glucosa con la administración de sodio, lo cual no siempre es posible. Transitoriamente mientras desciende el valor de la glicemia se puede utilizar una mezcla a partes iguales de solución salina y dextrosa al 5% monitorizándose cada hora la glicemia por un método rápido y volviendo a la dextrosa al 5% cuando la glicemia esté por debajo de 150 mg %. 4. Monitorizar los niveles de glucosa por método rápido cada hora. 5. Si persiste hiperglicemia >200 mg/dl a pesar de las medidas anteriores, se debe instaurar manejo con insulina cristalina. Los neonatos pueden ser muy sensibles a los efectos de la insulina. Se debe disminuir el nivel de glucosa gradualmente para evitar cambios bruscos en los líquidos. Parte de la insulina utilizada puede ser adsorbida en las superficies de las líneas endovenosas plásticas, lo cual puede hacer errática la dosificación de la misma; por ésta razón se sugiere lavar el equipo con la solución de insulina antes del inicio de su administración y esperar 20 minutos antes de comenzar la infusión. 6. Existen 2 esquemas de administración de insulina: a. Infusión continua de insulina: Insulina regular (concentración 1U/cc preparada con SSN) 0.01-0.1 U/Kg./hora. Se comienza con la dosis más baja, se monitoriza la glucometría cada 30-60 minutos y según su valor se titula la dosificación de la infusión. b. Dosis intermitente: Insulina regular 0.1-0.2 U/Kg. cada 6 a 12 horas subcutánea. Este esquema se usa poco excepto en casos de diabetes neonatal. Se monitorizan niveles de glucometría después de 1, 2 y 4 horas.